Educación

A través del área de Educación, desde 1982, brindamos oportunidades educativas a los pobladores del ámbito rural, especialmente a los jóvenes. Apuntamos a romper el círculo de pobreza y vulnerabilidad, ofrecer herramientas productivas y personales para el desarrollo económico, social y cultural de los jóvenes, sus familias y comunidades.

Estos son los principios que orientan nuestra propuesta educativa

En tanto todo proceso de enseñanza  es también un aprendizaje, valoramos el saber popular y el saber académico, en las tradiciones, culturas y cosmovisiones de todos los actores involucrados en las propuestas de enseñanza.

Espíritu crítico y emprendedor

Incentivamos el espíritu crítico y emprendedor, valorando la cultura del trabajo, del esfuerzo y la capacitación permanente.

Aprender haciendo

Nuestra metodología de enseñanza  es aprender haciendo, ya que las actividades prácticas permanentes estructuran todo el proceso de enseñanza y aprendizaje y son un medio para apropiarse de conocimientos y adquirir seguridad personal para proponer otros nuevos.

Aprendizaje y servicio solidario

Somos conscientes de la importancia de aplicar lo aprendido en beneficio de la comunidad, como así también de abrir puentes para la construcción colectiva de propuestas de mejora en la calidad de vida a través de aprendizaje y servicio solidario en las comunidades rurales, con actividades como la construcción de invernaderos familiares, molinos eólicos, bombas de soga, servicios de arado en tierras comunitarias, entre otras.

Trabajamos por un desarrollo sustentable y cuidamos el medioambiente

Trabajamos por un desarrollo sustentable y cuidamos el medioambiente, ya que las actividades escolares promueven producciones agroecológicas e incluyen investigaciones analizando la calidad de agua, suelos, riberas y atmósfera, articulando con instituciones locales, nacionales e internacionales, enviando por ejemplo, información útil para la obtención del índice de incendios en el Parque Nacional Lanín.

diálogo intercultural

El diálogo intercultural encuentra espacio en la promoción de acciones que incentiven en todos los sujetos que transitan las instituciones, la construcción de las propias identidades, especialmente en el reconocimiento y el respeto de las culturas de “los Otros”.

Saber popular y saber académico

Saber popular y saber académico: somos conscientes de que todo proceso de enseñanza es también un aprendizaje. Por eso valoramos y tomamos de nuestros destinatarios sus tradiciones, su cultura, su cosmovisión